Cómo ser un padre o madre lector (parte 1)

En los posts 8 cosas que NO debes hacer si quieres que tus hijos amen los libros (parte 1) y 8 cosas que NO debes hacer si quieres que tus hijos amen los libros (parte 2) y algunos consejos finales te conté que el primer consejo que suelen dar los expertos para conseguir que nuestros hijos sean futuros grandes lectores es que nos vean leer a nosotros, las madres y padres.

Cómo ser un padre o madre lector (parte 1)

El consejo está muy bien, es muy razonable, pero la realidad es que muchos padres y madres, por el motivo que sea, no leen.

Quizá nunca han tenido la costumbre de leer. O quizá es que cuando tienes hijos pequeños, un trabajo, una casa de la que ocuparte y una pareja con la que relacionarte, el poco tiempo libre que te queda lo usas para dormir. O quizá los hijos ya han crecido, pero perdieron la costumbre de leer cuando éstos eran pequeños. Hay muchos posibles quizás.​

Pero como te decía en esos posts, aunque no leas sigues estando perfectamente capacitado para fomentar la lectura en tus hijos, así que este tema lo dejamos aparte.

Lo primero a tener en cuenta: No hay que sentirse mal por no leer

Antes de nada, me gustaría dejar claro algo importante: si no lees, no debes sentirte mal. Ya lo dijo el escritor francés Daniel Pennac en su ensayo Como una novela, donde hizo una propuesta de derechos del lector.

¿Y sabes cuál es el primer derecho que cita? No leer.

Los lectores habituales a veces deciden que, sabes qué, ese día no les apetece leer. Y en el mundo hay gente que, por el motivo que sea, no abre un libro en todo el año y son personas encantadoras, sensibles, que se preocupan por la humanidad igual que el resto y también saben un montón de cosas.

Así que repito, si no lees, no te sientas mal. Es una opción personal.

Lo segundo a tener en cuenta: ​¡Leer es apasionante!

¡Y es que aquí estoy yo para animarte a leer!

No porque sí, sino porque me encantaría que descubrieras que lo que la lectura te puede hacer sentir no tiene precio. De verdad de verdad de verdad de la buena.

Y además, fíjate qué descubrieron con este estudio: ¡leer libros alarga la vida!​

Así que venga, vamos allá:​

¿Te gustaría ser un padre o madre lector?

¡Pues vamos a ver cómo puedes conseguirlo! La costumbre de leer es como un músculo, hay que ir entrenándola poco a poco. Sin prisa pero sin pausa, sin estresarse.

CONSEJOS GENERALES PARA EMPEZAR A LEER:

1. No te vuelvas majara.

¿Verdad que para muscular los brazos no empezarías levantando pesas de cincuenta quilos?

Pues con los libros igual.

No hace falta que empieces leyendo ni el Quijote, ni Guerra y Paz, ni Los miserables. Tampoco Hamlet ni Al faro, aunque te parezcan más cortos. Ni siquiera Los Pilares de la Tierra o Juego de Tronos, por más que te guste la serie.

Tampoco te marques el objetivo de leer 50 libros al año.

Empieza por libros que no te parezcan complicados antes de empezar. Más adelante ya irás acercándote a los clásicos si te apetece, y también irás descubriendo tu ritmo de lectura: sean 3, 7 o 20 libros al año estará perfectamente.

2. Resérvate de 5 a 10 minutos al día para leer.

Si tu primer pensamiento después de leer esto es “no tengo ese tiempo”, un momento.

¿Seguro que no puedes rascar 5 minutos de aquí o de allí?

¿Y si lees mientras te tomas el café de la mañana?

Si al mediodía comes solo o sola, ¿y si lees mientras comes?

¿Y si te vas a dormir 10 minutos antes y los aprovechas para leer? Este es mi momento para leer. Cuando mi hijo era bebé a veces sólo conseguía leer un párrafo o, con suerte, media página... Así que, ya ves, ¡es normal pasar por temporadas en las que se lee más y otras en las que se lee menos!​

3. Busca otros huecos para leer.

Con los móviles, ahora hemos cogido la costumbre de jugar, navegar por internet, escribir mensajes, etc., en situaciones que antes aprovechábamos para leer.

¿Y si vuelves a llevarte un libro para tu viaje en transporte público?

¿Y si vuelves a leer mientras plantas un pino?​ (ya nos entendemos)

​¿Y si te llevas un libro para leer mientras esperas en la consulta del médico?

La ventaja es que hoy en día podemos llevar los libros en lectores digitales o el mismo móvil y así no ocupan ni pesan tanto.

4. Si un libro no te gusta... ¡a otra historia mariposa!

A veces pasa que un libro te entra por el ojo, o que alguien te ha ha hablado las mil maravillas de él, o que es un best seller y el mundo se ha vuelto loco por él, pero tú empiezas a leerlo y no tardas en darte cuenta de que no te gusta. O simplemente no te engancha. O directamente te parece malo.

¡Pues no pierdas más el tiempo y búscate otra lectura!

Si, a pesar de todo, tienes curiosidad por saber cómo acaba la historia, tienes permiso para ir directamente al final ;-). ​

También puede pasarte que el libro te guste pero contenga fragmentos que más que literatura parecen pastillas para dormir. ¡Pues sáltatelos! Sin manías.​

5. Lee a tus hijos regularmente.

Leer a tus hijos también es una buena manera de empezar.

No sólo pasas tiempo con ellos, también empiezas a ejercitar la costumbre de leer.

6. Escucha audiolibros.

Otra manera de sumergirte en historias apasionantes son los audiolibros. Puedes escucharlos mientras cocinas, mientras caminas por la calle, en el transporte público, y un largo etcétera.

De momento los audiolibros no están muy extendidos en España, pero editoriales como Penguin Random House están haciendo un esfuerzo considerable para ofrecer buena parte de su catálogo en este formato, y de buena calidad.

Puedes conseguir audiolibros en aplicaciones como IBooks y plataformas como Audible y Audioteka

7. Comparte tus opiniones.

Si te motiva expresar tu opinión sobre los libros que lees, puedes escribir tus críticas en plataformas como Lecturalia y Goodreads, donde también puedes interactuar con otros lectores.

Goodreads está en inglés, pero muchos usuarios escriben sus críticas en castellano (¡yo soy una de ellas!). Además, también tiene aplicación para móvil y es muy fácil llevar el control de los libros que quieres leer o que ya has leído.


Bien, una vez vistos todos estos consejos, queda una gran pregunta:

¡¿QUÉ LEO?!

¡Pues no te pierdas la segunda parte de este post!

Mientras tanto, ¿qué otra cosa se te ocurre que puedes hacer para empezar a leer?

¡Te regalo estos libros!

Te regalo "La familia Hierbabuena" y "15 libros para partirse de risa"

Suscríbete a Nubícolas y: 

  • Te enviaré estos libros en formato digital.
  • Participarás en sorteos sólo para suscriptores.
  • ¡Y accederás a otros contenidos exclusivos!

Deja un comentario